.
El amor a lo humano, cuando es buen amor, es también amor a lo divino. Pero los griegos -como se verá en las imágenes- sabían también mucho de amores divinos a lo humano.

Una rápida encuesta me ha permitido ubicar los tres siguientes poemas, que yo calificaría sin duda entre los mejores en lengua española. Curiosamente, son también de ese tenebroso siglo XVI, con su Felipe II y su Santa Inquisición y sus autos de fe. Sin embargo, qué sorpresa. También existía el amor humano en aquellos tiempos , no sólo el amor de los místicos como Juan y Teresa.

 

Francois Boucher – Leda y el cisne (1741) – wikipaintings.org


Ubico, sin duda alguna, en primer lugar, al conocido madrigal de Gutierre de Cetina (1520-¿1575?):

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué si me miráis, miráis airados?
Si cuando más piadosos,
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Oh tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.

¿Podría alguien estar en desacuerdo con mi elección? Versos como éstos, uno los aprendía en la escuela. Me pregunto sobre qué clase de alimento poético se les da hoy día a los estudiantes de básica y media.

Gutierre fue un hombre de aventura. Después de vivir algún tiempo al amparo de la corte del rey Carlos, en España, Italia y Alemania, se vino a América para establecerse en Puebla de los Ángeles, en México. Allí se enamoró de Leonor de Osuna, y al pie de los balcones de su casa fue mortalmente herido por un celoso competidor, pretendiente de la misma beldad. El tema de Gutierre es el amor, que trata de manera refinada y fluida, con admirable fantasía.

Francois Boucher – Júpiter y Calisto (1744) – wikipaintings.org


He seleccionado enseguida dos poemas del gran Góngora (1561-1627), sonetos modélicos, pues en ellos la idea poética fluye con increíble soltura y extremada musicalidad. La métrica, más que como límite, e integra naturalmente, sin ningún esfuerzo, en la expresión lírica.

Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido, el sol relumbra en vano;
mientras con menosprecio en medio el llano
mira a tu blanca frente el lirio bello;

mientras a cada labio, por cogello,
siguen más ojos que al clavel temprano,
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente marfil tu gentil cuello,

goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lirio, clavel, marfil luciente,

no sólo en plata o viola troncada
se vuelva, más tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

Junto con ensalzar la belleza femenina, llora el poeta, tal vez con un dejo de ironía, su rauda temporalidad. Aquí estamos en la cumbre de la poesía escrita en nuestro bello idioma, el español de Castilla.

 

El rapto de Ganímedes – Corregio (1532) – wikipaintings.org


El soneto de Góngora que sigue está más teñido de culteranismo. Las alusiones mitólogicas no escasean: aparecen Ganimedes, el abducido copero de Zeus, que sirve a su divino y pedófilo amo el néctar divino; luego el dios Amor, escondido entre las flores como una serpiente; Aurora, la deidad del amanecer, y las rosas perladas de rocío y las manzanas de Tántalo, que parecen al amor asemejarse más que las rosas. Pero todo ese lucimiento no afea, ni entorpece a mi juicio, una vez asimilado, el fluir exquisito de discurso poético. Soneto insuperable.


La dulce boca, que a gustar convida

un humor, entre perlas destilado,
y a no envidiar aquel licor sagrado
que a Júpiter ministra el garzón de Ida,

amantes no toquéis, si queréis vida,
porque, entre un labio y otro colorado,
Amor está de su veneno armado,
cual entre flor y flor sierpe escondida.

No os engañen las rosas que al Aurora
diréis que aljofaradas y olorosas,
se le cayeron del purpúreo seno.

¡Manzanas son de Tántalo, y no rosas,
que después huyen del que incitan hora,
y sólo del Amor queda el veneno!

La idea poética esta ahora dirigida a expresar el carácter engañoso y evanescente del amor humano. Lo hace con  lujoso barroquismo en versos perfectos de inigualada maestría.

 

Ingres – Júpiter y Tetis (1811) – wikipaintings.org

.

También estos versos – y las imágenes de amor divino a lo humano – son parte del oro del mundo.

© 2014
Lino Althaner

.

.

.