.
La llamada de la Vida interpela con su luz al hombre que mora en las tinieblas: es éste un motivo tan importante para el gnosticismo que algunas de sus variantes – como la mandea o la maniquea -suelen ser denominadas precisamente “religiones de la llamada” . La voz llega desde el ámbito transmundano a la intimidad del hombre y permanece a la espera de una respuesta. La respuesta se produce en el momento en que la fe procura el conocimiento iluminador que suscita el despertar. Los poderes del mundo pretenden acallarla con un el ruido estrepitoso capaz de silenciar las voces celestiales.

La llamada es pronunciada por un Mensajero o Enviado, un extranjero. Quienes como él, se sienten “extraños” o “exiliados” u “olvidados” en el mundo, son los primeros que entienden su voz. El resto lo siente como un intruso, digno de ser maldecido, de ser eliminado. Es el Salvador, la palabra divina que  se reviste de un cuerpo para volver al mundo y recobrar lo que es suyo, las chispas de luz extraviadas.

Un texto mandeo proclama:

“Una llamada viene e instruye sobre todas las llamadas. Un lenguaje viene e instruye sobre todos los lenguajes. Un Hijo adorado viene, formado en el seno del esplendor -…- Su imagen está a salvo en su lugar. Viene con la iluminación de la vida, con la orden que su Padre transmite. Viene envuelto en el vestido del fuego vivificador”, con la fuerza superior que le permite quebrantar las esferas de hierro que separan al hombre de Dios. Llega al mundo a ponerse a sí mismo a la cabeza de los desterrados hijos de la Luz”.

Y dice el Evangelio de la Verdad (18, 16-24), uno de los más importantes escritos de Nag Hammadi: “A través de Él, Él iluminó a los que vivían en la oscuridad a causa del ‘Olvido’. Los iluminó y les mostró un sendero, y ese sendero es la Verdad que Él les enseño. Esta es la razón por la cual el ‘Error’ se enfureció contra Él, Lo persiguió, Lo atacó y Lo aniquiló”.

Pero cuando las potencias del mundo se vuelven contra el Enviado, se encuentran con que no pueden infligirle ningún daño. El dolor y la muerte que le causan, no son del todo reales, pues, según afirman algunos gnósticos, el Mensajero del Padre es un ser espiritual, a cuyo cuerpo, que es meramente psíquico, no le alcanzan ni el sufrimiento ni la muerte.

Hans Memling


Del lugar de la luz he sido enviado,
por ti, brillante morada.
Vengo para palpar los corazones,
para medir y poner a prueba todas las mentes,
para ver en qué corazón habito,
en qué mente reposo.
Si alguien piensa en mí, en él yo pienso:
de quien pronuncia mi nombre, el suyo yo pronuncio.
De quien reza mi oración en el mundo de abajo,
su oración yo rezo en el lugar de la luz -…-
Vine y encontré
corazones creyentes y verdaderos.
En el tiempo en que no moraba entre ellos,
mi nombre estaba en sus labios.
Los tomé y los guié hacia el mundo de la luz -…-.

La llamada debe producir el efecto de despertar a los que viven como si durmieran o como si estuvieran borrachos. El despertar tiene varios efectos: primero, recuerda a los hombres su origen divino, su historia trascendental que se remonta al Hombre primordial, semejante a Dios; luego, les hace presente que su forma de vida es incompatible con el auténtico conocimiento de la verdad, inculcándoles la sola ética compatible con su condición de conocedores (gnósticos), el solo camino que conduce a la liberación de la cautividad; y, fin último de la vuelta al mundo del Salvador,  hace presente la promesa de redención a todos los que se mantengan fieles al conocimiento alcanzado.

El contenido específico que asume la llamada según algunos textos gnósticos será el objeto del próximo artículo de esta serie. Luego examinaré también algunas de las emotivas expresiones de respuesta del hombre tocado por el conocimiento.

De paso, a los que quieran profundizar en esta materia les recomiendo encarecidamente la lectura del libro del filósofo alemán Hans Jonas, La religión gnóstica (El mensaje del Dios Extraño y los comienzos del cristianismo), publicado en español por Siruela, que ha sido elemento importante para la elaboración de esta serie de notas. También aconsejo el blog de Antonio Piñero, uno de los más importantes estudiosos de la historia de las religiones en el ámbito de la lengua española, traductor de los libros de Nag Hammadi; el sitio tiene material sumamente interesante, y no solamente sobre los gnósticos y el gnosticismo, sino que también en general sobre el cristianismo de los primeros siglos. Como asimismo sobre otras religiones y movimientos espirituales. Hay que ser cauteloso con el material que Internet ofrece sobre este tema – y sobre todos los temas – porque hay mucho material de desecho, que más que guiar puede confundir.

__________

.