.

Y qué si un día cualquiera
aplacaras la ira y las urgencias
y no te prohibieras la locura
y vieras a tu lado en un rincón
o en la esquina cantando el múltiple misterio.

Si supieras qué se esconde
en una esquina cualquiera.

Y qué si al día siguiente
sintiéndote contento sin motivo
salieras de tu casa
luciendo una flor en el ojal de tu chaqueta
y al menos con tu sombra sonrieras.

Y dijeras a tu sombra
sombra mía te quiero.

Y qué si un día de estos
te atrevieras a un vuelo o un piquero
en voz alta cantaras
o quisieras sin fin y jugaras y rieras
cautivado por un sueño.

¿O es que acaso no sabes lo que es
ser esclavo de un sueño?

.

(De “Estado del tiempo”, RIL Editores, 2010)

__________

Un poema es obra de dos personas. Quien lo escribe y quien lo lee. A quien lo lee le cabe nada menos que la mitad de la tarea. Interpretarlo a su manera, y según su temperamento y su leal saber y entender, precisar a quién esta dirigido y lo que quiere decir. ¿Conoces a alguien que no sea capaz de sonreirse ni siquiera con su sombra?

__________