.
De pronto nos parece que el espíritu de los antiguos gnósticos resonara en todas partes.

Las musas dejan a Apolo para alumbrar el mundo, Gustave Moureau,1858 (wikipaintings.org)

El siglo XIX, que en apariencia se revela tan librepensador, tan agnóstico y materialista, sorprende permanentemente con sus huellas de profunda espiritualidad. En este poema de Gérard Nerval (1808-1855) resuena la nota mística con acentos visionarios de los que no está ajena una espiritualidad de origen gnóstico y alquímico. La intuición panteísta del poeta francés sugiere que tanto en el hombre como en la materia reside escondido el espíritu divino que ansía florecer. El epigrafe remitiría a un poema atribuido a Pitágoras, pero posterior a él.

No me resisto a ponerlo también en el francés original, como reconocimiento a su intraducible musicalidad:

Vers dorés                                                                                                  

Eh quoi! tout est sensible!
PYTHAGORE

Homme! libre penseur – te crois-tu seul pensant
Dans ce monde, où la vie éclate en toute chose:
Des forces que tu tiens ta liberté dispose,
Mais de tous tes conseils l’univers est absent.

Respecte dans la bête un esprit agissant …
Chaque fleur est une âme  a la Nature éclose;
Un mystère d’amour dans le métal éclose:
Tout est sensible; – Et tout sur ton être est puissant!

Crains dans le mur aveugle un regard qui t’épie:
A la matière même un verb est attaché …
Ne la fait pas servir à quelque usage impie.

Souvent dans l’être obscur habite un Dieu caché;
Et, comme un oeil naissnt couver par ses paupières,
Un pur esprit s’accroit sous l’écorce des pierres.

*

He aquí la traducción:

Versos de oro

¡Hombre! libre pensador –  crees que eres el único pensante
en este mundo, donde la vida estalla en todas las cosas:
De todas las fuerzas que posees tu libertad dispone,
mas el universo está ausente de todos tus consejos.

Respeta en la bestia el espíritu activo …
Cada flor es un alma en la Naturaleza naciente;
un misterio de amor reposa en el metal:
Todo es sensible; – ¡Y todo es poderoso sobre tu ser!

Teme a la mirada que te espía desde el muro ciego:
En la propia materia hay una voz sujeta …
No la entregues a ningún uso impío.

A menudo habita un Dios oculto en el ser obscuro;
y, como un ojo naciente cubierto por sus párpados,
un espíritu puro crece bajo la corteza de las piedras.

~~~~~~~~~~

La traducción es de José Luis Jover y A.M. Moncho y fue tomada de Francisco Rico, Mil años de poesía europea (Backlist, 2009). “Pese a una cierta cercanía formal a la estética parnasiana, -…- la concepción mística -de Nerval- y su denso contenido enigmático, con la obsesión -…- por el más allá, anuncian más bien los momentos visionarios de Baudelaire, Rimbaud y Mallarmé” (F. Rico).

~~~~~~~~~~