Escuela de Beuron - Ángeles

En el artículo anterior, prometí hacer una pequeña recapitulación de los rasgos estilísticos de la escuela de Beuron. Para entender bien estas manifestaciones pictóricas, no hay que olvidar que se trata de obras que si bien tienen como objeto primero la alabanza a Dios y la acción de gracias, tienen también un fin práctico: ellas han sido ciertamente concebidas con vistas al ornamento de los recintos sagrados en que se celebra la liturgia y  a la creación de ambientes propicios a la meditación y a la oración de sacerdotes y fieles.La escuela es particularmente conocida por sus murales. El colorido tranquilo, la decoración evocadora de lo misterioso y el papel atribuido a la geometría para determinar las proporciones, son elementos característicos de esta pintura. Hay en ella elementos traídos de la ornamentación propia del antiguo Egipto, como también del arte griego, romano, bizantino y paleocristiano.Fueron hechas estas obras para hablar a la mente del espectador. En el entendido de que son manifestación del arte como forma de adoración, no pretenden justificarse por sí mismas sino en cuanto parte de un entorno de adoración sagrada.

Fachada de la capilla de San Mauro

Como en la pintura de íconos, es un arte que favorece la imitación en una línea estilística bien definidpor sobre la originalidad.

Escuela de Beuron - diseño para un cáliz

Se trata de integrar al arte pictórico en un todo con la arquitectura. Las pinturas son parte de la arquitectura, no simples aditamentos. A la unidad de la pintura con la arquitectura se integran asimismo los utensilios sagrados, el mobiliario y la ornamentación en general.

Blog filátelico de la República Checa en conmemoración a Beuron

Volvamos a la abadía. He aquí una vista aérea que muestra el entorno en que se encuentra ubicada, en el alto Danubio, en las cercanías del lago de Boden y la Selva Negra.

La abadía de Beuron en el Alto Danubio (Schabenteuer.de)

La consagración religiosa de este lugar se remonta al año 861 en que instaló aquí un monasterio agustino, cuyas vicisitudes son ciertamente el reflejo de los hechos históricos en el mundo circundante. Diez centurias después de su instauración, con motivo del proceso seculizador, en 1802, pasa Beuron al dominio del principado Hohenzollern-Sigmaringen, que el año 1863 es refundado como Abadia de San Martín, cuya misión es la de mantener vivo, después de mil quinientos años, el legado de San Benito.

Aparte de la laboral pastoral en las comunidades aledañas y de las demás múltiples tareas en que se concreta aquí el lema “ora et labora” -las artísticas, entre ellas-, la abadía abre un amplio espacio a la investigación religiosa y humanista, especialmente en los campos de la teología, la historia de la orden benedictina y la historia del arte medieval. Desde 1884 publica la abadía un Misal Romano para los fieles, conocido como Schott, en honor a su primer editor, el padre Anselm Schott.

La abadía recuerda con respeto y veneración a Edith Stein, discípula del fenomenólogo Edmund Husserl que, convertida del judaísmo al catolicismo, tomó los hábitos carmelitas como Teresa Benedicta de la Cruz y murió en el campo de concentración de Auschwitz en 1942, siendo luego canonizada. Ella gustaba del convento como lugar donde encontraba espacio para la meditación y el consejo espiritual, tal como  su maestro Husserl y el filósofo Martin Heidegger, quien vivió en la localidad cercana de Messkirch.

Beuron - Estela conmemorativa de Santa Teresa Benedicta de la Cruz

Termino así esta serie de notas sobre la abadía de San Martín y el arte de Beuron, que de una forma un tanto revolucionaria pero también característica del tiempo en que surgió, propuso un acercamiento estilizado, simple y hiératico, pero extremadamente expresivo y atractivo, al arte religioso.

.

~~~~~~~~~~