.

The Tiger

By William Blake (1757-1827)

William Blake - The Tyger (The W.B. Archive - Fitzwilliam Museum)

.
TIGER, tiger, burning bright
In the forests of the night,
What immortal hand or eye
Could frame thy fearful symmetry?

In what distant deeps or skies
Burnt the fire of thine eyes?
On what wings dare he aspire?
What the hand dare seize the fire?

And what shoulder and what art
Could twist the sinews of thy heart?
And when thy heart began to beat,
What dread hand and what dread feet?

What the hammer? what the chain?
In what furnace was thy brain?
What the anvil? What dread grasp
Dare its deadly terrors clasp?

When the stars threw down their spears,
And water’d heaven with their tears,
Did He smile His work to see?
Did He who made the lamb make thee?

Tiger, tiger, burning bright
In the forests of the night,
What immortal hand or eye
Dare frame thy fearful symmetry?

.

Quizás sea este el poema más conocido -es también me parece, uno de los mejores- de William Blake, el famoso pintor, grabador y poeta romántico inglés.

Para él el hombre era, más que nada, una realidad espiritual, aquella por medio de la cual Dios “reside en el pecho” de cada individuo. Frente al materialismo cegatón que da crédito solamente a lo que percibe con sus cinco sentidos, Blake admite la posibilidad de que las “puertas de la percepción” humana, una vez purificadas o iluminadas, sean capaces de ver la realidad tal como es, infinita y eterna. Su poesía denuncia al utilitarismo moderno, generador de seres insatisfechos, mareados por ideas de progreso y bienestar materiales que conculcan sus anhelos de realización vital.

Sigo con “El tigre”. Primero, para recordar una vez más el pesado oficio del traductor, cuando se enfrenta a obras como ésta, en que el idioma -en este caso el inglés- es exigido al máximo para ser capaz de expresar fuerza vital, humanidad y trascendencia, sin perder su ligazón a la musicalidad, al ritmo que es propio de la poesía. Jordi Doce (William Blake, Ver un mundo en un grano de arena, Visor, Madrid 2009) sale ileso de la dificultosa tarea:

EL TIGRE

TIGRE, tigre, que ardes fiero
en los bosques de la noche:
¿qué mano u ojo inmortal
ciñó tu cruel simetría?

¿En qué cielos, en qué simas,
ardió el fuego de tus ojos?
¿En qué alas ascendió?
¿Qué mano sostuvo el fuego?

¿Y qué hombros y qué arte
urdieron tu corazón?
Y cuando empezó a latir,
¿qué mano, que pie terrible?

¿Qué martillo? ¿Qué cadena?
¿En qué horno tu cerebro?
¿Y cuál la forja? ¿Qué garra
sabrá dominar tu espanto?

¿Cuando hundieron sus lanzas las estrellas
y mojaron el Cielo con sus lágrimas
¿sonrió él al admirar su obra?
¿Fue quien hizo al Cordero tu hacedor?

Tigre, tigre, que ardes fiero
en los bosques de la noche:
¿qué mano u ojo inmortal
ciñó tu cruel simetría?

Blake grababa frecuentemente sus poemas en placas con los dibujos que les servían de ilustración, la mayoría de las veces a todo color.  Como en este caso. Claro que hay que aceptar que las imágenes que hizo para “El tigre” -“que arde fiero/en los bosques de la noche”- no son de las mejores que hizo. A mí la “cruel simetría” de este felino me parece casi la de un gatito doméstico.

Ya veremos como se rehabilita el magnífico artista de la pluma y del pincel que era Blake. He aquí unos anticipos:

William Blake - Cuando cantaron las estrellas matutinas (wikipaintings.org)

¿O esta otra imagen, que nos trae reminiscencias de otro “Juicio Final”?

William Blake - El Juicio Final (wikipaintings.org)

Regreso ahora a “El Tigre” para dejar que el mismo traductor, Jordi Doce, nos diga de su significado. Se suele concebirlo, nos dice, como una pregunta acerca del Dios Creador, dado el carácter contradictorio de su obra. No hay que olvidar que este poema es complementario de “El Cordero”, incluido en los Cantos de Inocencia. Otros autores suponen en el poema una referencia a “la terrible violencia que ha nacido de la revolución”.  Sin que falte quien afirma -Ostriker- que “el tigre puede simbolizar tres cosas: la ira de Dios, del mismo modo que el Cordero es su Amor; la figura del predador natural; y la pasión ardiente del hombre, encerrada en su cuerpo natural”.

La buena poesía deber ser leída en voz alta. Repetirla hasta que fluya sin esfuerzo su sentido, su ritmo y su melodía, tal como suele suceder con la música de calidad. Hagan el ejercicio con “El Tigre” de William Blake. 

Francis Bacon - William Blake (wikipaintings.org - copyright)

Termino estas notas sobre “El tigre” con este impresionante retrato espiritual de nuestro autor que hiciera el pintor inglés del siglo pasado Francis Bacon (1909-1992), basado en la máscara mortuoria de William Blake.

~~~~~~~~~~