.
Si alguien tiene sed, venga a mí
y beba quien cree en mí
(Jn. 7, 37).

El Greco - El expolio (Wikimedia Commons)

Vimos en el artículo anterior de esta serie (14.11.11) que el supuesto determinismo de Juan no es tal. No sólo unos cuantos, elegidos de antemano por Dios, son convocados a decidirse por la fe. El destino del hombre no está fijado desde fuera por un poder superior a él. No es un esclavo de su destino: su voluntad es libre para decidirse. Pues la humanidad toda es la que se encuentra sumida en la oscuridad y en la ceguera, también la llamada de la luz, de la verdad y de la vida, alcanza a todos sus integrantes. Es, entonces, cada hombre, cualquiera que sea su posición, su condición o su origen, cualesquiera que sean sus atributos físicos, intelectuales o morales, el interpelado por la palabra del Salvador con la pregunta de si desea permanecer en las tinieblas o si prefiere dar un paso hacia la luz y abrirse a la Palabra. La palabra de Jesús no es pura doctrina, es una llamada a la decisión y a una decisión que no debería traducirse en un puro sentimentalismo bien intencionado sino en una vida subordinada a la fe.

La llamada de Jesús suele contener una promesa y una condición para acceder a lo prometido. Las condiciones no pueden ser más claras, como se puede ver, por ejemplo, en los casos siguientes:

En verdad, en verdad os digo:
el que escucha mi palabra
y cree en el que me ha enviado,
tiene vida eterna y no incurre en juicio,
sino que ha pasado de la muerte a la vida (5,24).

El Greco - Santa Verónica (wikipaintings.org)

Yo soy el pan de vida.
El que venga a mí, no tendrá hambre
y el que crea en mí, no tendrá nunca sed (6,35).

Yo soy la luz del mundo;
el que me siga no caminará en la oscuridad,
sino que tendrá la luz de la vida (8, 12).

A veces, la respuesta equivocada a la llamada a decidirse es seguida por la especificación de la necesaria consecuencia:

Mi doctrina no es mía
sino del que me ha enviado.
Si alguno quiere cumplir su voluntad,
verá si mi doctrina es de Dios
o hablo por mi cuenta (7, 16 s).

El iGreco - San Juan Evangelista y San Francisco (wikipaintings.org)

Una forma más completa y sutil, en que la llamada se asocia a un promesa, la promesa a una condición y el incumplimiento de la condición -la decisión equivocada- a unas consecuencias, es la siguiente:

Yo, la luz, he venido al mundo
para que todo el que crea en mí
no siga en tinieblas.
Si alguno oye mis palabras y no las guarda,
yo no le juzgo,
porque no he venido para juzgar al mundo,
sino para salvar al mundo.
El que me rechaza y no recibe mis palabras,
ya tiene quien le juzgue … (12, 46-48).

Así, pues, tal como en Pablo, la fe no surge de un irresoluto y predeterminado dejarse arrastrar por la elección del Padre. Cada cual tiene la posibilidad, del todo libre, de dejarse atraer o de negarse. No obstante lo anterior, tampoco el creyente “puede entender su fe como la obra de su actuación siempre atinada” sino como una forma sutil de “la obra de Dios en él”. Libertad sí, pero en un ámbito que no descarta la influencia del Espíritu en la llamada misma y en la decisión.

El Greco - Santa María Magdalena (wikipaintings.org)

La decisión, por lo demás, no es una cualquiera que se ejerce entre alternativas intramundanas, esto es, una en la cual, cualquiera que sea la elección, el hombre sigue siendo el mismo. Lo que aquí en cambio se le pregunta, nos dice Bultmann, es “si quiere o no permanecer siendo lo que era, es decir, permanecer en su viejo ser o no. Al decidirse por o en contra de la fe, escoge o su ser auténtico o se entrega de pies y manos a su ser de la nada”. Así queda expresado en las palabras que siguen:

El que cree en el Hijo tiene vida eterna;
el que resiste al Hijo, no verá la vida
sino que la ira de Dios permanece sobre él (3,36).

Antes de la venida de la luz, todos ls hombres eran ciegos. Unos se imaginan que ven. Otros se saben en las tinieblas: a ellos les alcanza la luz. Con la venida de la luz se produce esta división entre “videntes” -que se imaginan ver- y quieren permanecer en su condición, y “ciegos”, los que reconociendo su ceguera, desean ser liberados de ella. Así, los que creen ver están ciegos de verdad. En cambio, los que reconocen su ceguera son idóneos para ver en virtud del advenimiento de la luz.

El Greco - La Resurrección (wikipaintings.org)

Pues tal como afirma Jesús en Jn 9, 39.41:

He venido a este mundo …
para que los que no ven, vean;
y los que ven se vuelvan ciegos.

Si fuérais ciegos,
no tendríais pecado;
pero como decís ‘Vemos’,
vuestro pecado permanece.

Da testimonio de ello Juan, el Teólogo, el apóstol amado del Maestro, el Evangelista de la Luz.

.
~~~~~~~~~~
*Si pulsan sobre las imágenes, podrán aumentar su tamaño.