Koloman Moser - Ilustración para un poema de R .M. Rilke (1901) - wikipaintings.org

Si me apagas los ojos, puedo verte
te oigo si clausuras mis oídos,

y puedo conjurarte sin la boca.
Destrózame los brazos y te agarro
con mi corazón, como con una mano;
mi cerebro latirá, si detienes mi corazón
y si abrasas en el fuego mi cerebro,
seguiré llevándote en mis venas.

(Lösch mir die Augen aus: ich kahn dich sehn,/wirf mir die Ohren zu: ich kann dich hören,/und ohne Füsse kann ich zu dir gehn,/und ohne Mund noch kann ich dich beschwören. Brich mir die Arme ab, ich fasse dich/mit meinem Herzen wie mit einer Hand, halt mir das Herz zu, und mein Hirn wird schlagen,/und wirfst du in mein Hirn den Brand,/so werd ich dich auf meinem Blute tragen).

Estos versos los escribió Rilke a fines del siglo XIX, pensando en su amada Lou Andreas Salomé, en quien halló la fuerza, el estímulo intelectual y el afecto para emprender el vuelo hacia la gran poesía que empezaría a manifestarse en el Libro de las horas, terminado en 1903. Pero el rompimiento entre ambos hizo que el poema cambiara de sentido y de destinatario. Es incluido, en efecto, en la segunda parte del mencionado libro, en armonía con su temática religiosa y mística, como un canto de amor a Dios. Para no dejar dudas del cambio de dirección, el poeta ubica enseguida de él, una estrofa que comienza diciendo

Y mi alma es ante ti como una mujer.

(Und meine Seele ist ein Weib vor dir).

Verso que evoca por cierto el motivo inaugurado por el Cantar de los Cantares y luego adoptado por tantos poetas místicos, en que el esposo y la esposa bíblicos se transmutan en el alma enamorada -la de Rilke en este caso- y su divino amado.

Koloman Moser – Proyecto de vitral para la Iglesia de Steinhof (wikipaintings.org)

Un poema a la amada se vuelve en un poema de amor al Dios del cual Rilke pudo decir en el mismo Libro de las horas:

Sólo un delgado muro nos separa
y sólo por azar; pues bien podría ser
que a un llamado de tu boca o de la mía
sin ruido alguno se derrumbara.

(Nur eine schmale Wand ist zwischen uns,/durch Zufall: denn es könnte sein:/ein Rufen deines oder meines Munds -/und sie bricht ein/ganz ohne Lärm und Laut).

.
~~~~~~~~~~

 © Lino Althaner