Con Dante y Virgilio en el segundo círculo infernal.

Dante Gabriel Rosetti - Paolo y Francesca - detalle - wikipaintings.org

Llegué a un lugar de toda lumbre mudo,
que muge como el mar en la tormenta,
si los vientos contrarios lo combaten.

La borrasca infernal, que nunca cesa,
a las almas arrastra en sus embates:
volteando y golpeando las molesta.

Cuando llegan delante a ese derrumbe,
allí el grito, el quejido y el lamento,
allí blasfeman la virtud divina.

Comprendí que tormento semejante
se les da a los carnales pecadores,
que la razón someten al deseo.

Y como los estorninos van de vuelo
en el tiempo invernal, en gran bandada,
así esta racha a todos los malignos

aquí, allí, abajo, arriba empuja;
ya ninguna esperanza los conforta,
no de reposo, más de menor pena.

(Io venni in luogo d’ogni luce muto,/ que mugghia come fa mar per tempesta/ se da contrari venti è combatuto. // La bufera infernal, che mai non resta,/ mena il spirti con la sua rapina:/ voltando e percotendo li molesta. // Quando giungon davanti a la ruina, / quivi e strida, il compianto, il lamento:/ bestemmian quivi la virtú divina. // Intesi ch’a così fatto tormento/ enno dannati i pecator carnali,/ que la ragion somettono al talento. // E come li stornei ne portan l’ali/ nel fredo tempo a schiera larga e piena,/ così quel fiato li spiriti mali: // di qua, di là, di giù, di sù li mena: nulla speranza gli conforta mai,/ non che di posa, ma di minor pena.)

Dante Gabriel Rosetti - Golden head - wikipaintings.org

Es el círculo de los lujuriosos. Pena allí Semiramis, junto a Cleopatra, junto a Paris y Helena. Junto a Aquiles, ‘che con Amore al fine combateo’ (que por amor al fin volvió a la lucha). Mas penan también Paolo y Francesca, vencidos no por la lujuria sino por el amor. Por la fuerza  terrible y sublime que los impulsaba al abrazo y a la unión. Que livianos se desplazan por el espacio infernal. Quiere Dante conocer su historia. Los invoca Virgilio. Se acercan y comienza Francesca a narrar su destino:

Dante Gabriel Rosetti - Paolo y Francesca - detalle - wikipaintings.org

Amor, que no consiente que no amemos,
me ciñó a éste con placer tan fuerte
que, como ves, aún no me abandona.

Y recuerda:

… ‘Ningún dolor más grande
que el recordar el tiempo venturoso
en la desdicha; tu doctor lo sabe.

Más si por conocer la raíz primera
de nuestro amor tú muestras tanto anhelo,
haré como quien llora y habla a un tiempo.

Leíamos un día por recreo,
como el amor lo atrajo a Lanzarote;
solos estábamos, sin sospecha alguna.

Varias veces los ojos se encontraron
en la lectura, palideció el rostro,
pero nos dominó sólo un pasaje.

Al leer cómo la sonrisa ansiada
fuera besada por un tal amante,
éste, de quien yo nunca he de apartarme,

la boca me besó todo temblante.

Dante Gabriel Rosetti - Paolo y Francesca - detalle - wikipaintings.org


Galeoto el libro fue y quien lo hizo:

desde ese día nunca más leímos.’

Mientras un alma esto me decía,
la otra lloraba tanto que apiadado,
me sentí desmayar como quien muere,

y caí como cuerpo muerto cae.

(Amor, ch’a nullo amato amar perdona,/ mi prese del costui piacer sì forte, /che, come vedi, ancor non m’abbandona. // … ‘Nessun maggior dolore/ che ricordarsi del tempo felice/ ne la miseria; e ciò sa ‘l tuo dottore. // Ma s’a conoscer la prima radice/ del nostro amor tu hai cotanto affetto,/ dirò come colui che piange e dice. // Noi leggiavamo un giorno per diletto/ di Lancialotto como amor lo strinse:/ soli eravamo e sanza alcun sospetto. // Per più fiate li occhi ci sospinse/ quella lettura, e scolorocci il viso;/ ma solo un punto fu quel che ci vinse. // Quando leggemo il disiato riso/ esser baciato di cotanto amante,/ questi, che mai da me no fa diviso, // la bocca mi bacciò tutto tremante./ Galeoto fu il libro e chi lo scrise:/ quel giorno più non vi leggemo avante’. // Mentre che l’uno spirto questo disse,/ l’altro piangea si, che di pietade/ io venni men così com’io morisse; // e caddi come corpo morto cade).

Dante Gabriel Rosetti - Paolo y Francesca - wikipaintings.org


Tal es la historia de Paolo Malatesta y Francesca da Rimini, esposa del hermano de aquel, narrada en el Canto V de la Divina Comedia. Dante ubica el trágico relato en torno a la lectura de un libro. Ambos leen la historia de los amores de Lancelote del Lago y la reina Ginebra, esposa del rey Arturo, pasión favorecida por un escudero de nombre Galeoto. Pues bien, en el momento del primer beso en la lectura, cuando Lancelote besa la sonrisa de la reina Ginebra, besa también Paolo a Francesca. Inducidos por el libro, que aquí desempeña el rol de Galeoto, los amantes se abandonan a su amor.  Pues Amor, como dice Francesca, ‘no consiente que no amemos’.

La historia termina en la culminación amorosa, que se vuelve sangrienta merced a la espada con que Gianciotto, el hermano de Paolo, atraviesa a los amantes.

Cuidado con el libro. Vehículo, camino, instrumento de amor.

© 2012 Lino Althaner