.
Deus absconditus
.
.
.
La imprecisa compuerta
pareció que se abría.
Pareció que sus manos me tocaban.  
que sentía su aliento.
.

Albrecht Dürer: La mano de Dios padre (detalle) - wikipaintings.org

.
¿Mas su cara verdadera?

Es que enseña tan sólo las espaldas
pues carece de rostro
y no tiene perfil.
¿Y no tiene palabras que decir?

Siempre así. Nada más.

Nada más que una sombra pasajera,
nada más que un parpadeo
el anuncio de un sentido
que no llega.

El hacernos esperar.
El hacerse esperar es su destino.
.

© 2012 Lino Althaner