.
Mi buen corcel, de andar altivo, pisa las flores caídas.
Mi fusta pende y va a rozar un carruaje de cinco nubes*.
Muy sonriente, la bella alza la cortina de perlas,
allá a lo lejos me señala un pabellón rojo: ‘Es mi casa’.
.

Lu Jianjun – Rights reserved – Image from duga.tistory.com

.
Cuando la belleza estaba, florecía la estancia,
más la belleza se ha ido, vacío queda el lecho.
En la cama abandonada está plegada su colcha;
hoy se cumplen ya tres años, y aún flota su aroma.
Ni se extingue su perfume,
ni regresa la persona.
Pienso en ella, caen las hojas.
El rocío moja el musgo.

Li Bai (701-762)

* ‘Un carruaje de cinco nubes es, en la imaginería taoísta, un carro hecho de nubes multicolores propio de los inmortales. Aquí es sólo una forma preciosista de referirse al carro de la joven y de aludir a su belleza extraordinaria’ (Nota de la traductora Anne-Hélène Suárez Girard en A punto de partir -100 poemas de Li Bai, Pre-textos, Valencia 2005).
.

© 2012 Lino Althaner