.
Este es un complemento de la entrada anterior:
.

Foto de propaganda de Costanera Center

.
Rascacielos

Más valdría un sitio eriazo
rodeado del silencio del eterno vacío.
Más valdría tal vez un meteoro
que cavara en la tierra un grandísimo agujero
que fuera la fosa del ridículo aspirante
a rozar el cielo.
O el fuego más valdría consumiendo
piso a piso.
Más valdrían las restantes cenizas.

Más valdrían que la mole de fierro
cubierta de brillo postizo.
Morada de compraventeros.
Siniestros
cazadores de sordos y de ciegos.

Más valdría un sitio eriazo.
Una tierra baldía.
.

.
Claro que es triste que hayamos empezado a reclamar cuando el adefesio con todo su estúpido volumen y su altura horripilante están ya definitivamente plantados en el medio de nuestro jardín.
El jardín de la ‘divina’ Providencia.

Bueno, eso de comparar las cosas -en este caso la torre de Eiffel con la de Providencia- por el número y la dimensión,
y no por la armonía, la belleza o el sentido, es vicio frecuente de los políticos y de los emprendedores, que viven de contar votos o de examinar balances y encuestas.
.

.
© 2012 Lino Althaner