..
‘En el rostro de hombres y mujeres, veo a Dios’.  No siempre los entendía. Más aún, afirmaba Walt Whitman. ‘Veo a Dios en cada objeto, pero no lo entiendo en lo más mínimo’.
.

Feng Daozhong – Rights reserved – Image from cuadernoderetazos.wordpress.com

.
Más que a Dios y a los hombres, sí que entendía, en cambio, a los animales:

‘Creo que podría vivir con los animales. ¡Son tan plácidos y autosuficientes!
Me detengo y los observo largamente.
No se impacientan, ni se quejan de su condición;
no se quedan por la noche sin dormir, ni lloran por sus pecados.
No me fastidian discutiendo sobre sus deberes para con Dios.
No hay ninguno descontento, ni enloquecido por la furia de poseer.
No se inclinan unos ante otros, ni ante  arcaicos antepasados.
Ni uno solo se siente desdichado o digno de veneración.

Me muestran la relación que tienen conmigo, que yo acepto.
Me traen pruebas de mí mismo, que ellos evidencian poseer.

¿En dónde las hallaron?
¿Pasé por su camino hace ya tiempo y las dejé caer sin darme cuenta?
.

Feng Dazhong – Rights reserved – image from cuadernoderetazos.wordpress.com

.

(‘I think I could turn and live with animals, they are so placid and  self-contain’d,/ I stand and look at them long and long.// They do not sweat and whine about their condition,/They do not lie awake in the dark and weep for their sins, /They do not make me sick discussing their duty to God,/Not one is dissatisfied, not one is demented with the mania of  owning things, /Not one kneels to another, nor to his kind that lived thousands of  years ago, /Not one is respectable or unhappy over the whole earth.// So they show their relations to me and I accept them,/ They bring me tokens of myself, they evince them plainly in their  possession.// I wonder where they get those tokens,/ Did I pass that way huge times ago and negligently drop them?’)
.

Feng Dazhong – Rights reserved – image from cuadernoderetazos.wordpress.com

.

Recordé este poema (número 32 de Hojas de hierba) en una visita reciente al sitio Poesiaoggi (poesiedomani.wordpress.com), del poeta ítalo-argentino Marco Saya), por lo cual no puedo sino transcribir su traducción, que suena muy bella ciertamente en la lengua de Dante:  

‘Credo che potrei vivere con gli animali, sono così placidi e pieni di decoro.
Rimango ad osservarli per ore e ore.

Non si affannano e non si lamentano della loro condizione,
Non stanno svegli nel buio piangendo per i loro peccati,
Non m’infastidiscono discutendo dei loro doveri verso Dio,
Nessuno è insoddisfatto, nessuno impazzisce per la mania di possedere cose,
Nessuno s’inginocchia davanti all’altro, o a un suo simile vissuto migliaia di anni fa,
Nessuno è rispettabile o infelice su tutta la terra.

Così mi palesano i loro rapporti con me e io li accetto,
Portano segni di me, e chiaramente ne dimostrano il possesso.

Mi chiedo dove presero quei segni,
Ho forse percorso quella strada tanto tempo fa e li ho lasciati sbadatamente cadere?’
.

Feng Dazhong – Rights reserved – image from cuadernoderetazos.wordpress.com

.
Sucede que los animales viven en plena armonía con la naturaleza. Son parte de ella, sin saberlo. Nosotros, humanos, por la gracia ambigua de nuestra consciencia, sí que lo sabemos. Por ello es que, a pesar de ser parte de la naturaleza, nos sentimos frente a ella como observadores. Nos hemos escapado a construir un mundo que está en pugna con la naturaleza. Y pagamos las consecuencias. Hacemos teología, hacemos filosofía y poesía, para tratar de entender nuestra extraña condición, tan magnífica y tan lamentable. En la octava de sus Elegías de Duino, Rilke medita con profunda poesía sobre este particular:

‘No tenemos jamás, ni un solo día,
el espacio puro ante nosotros, en el que las flores
se abren sin cesar.’

(Wir haben nie, nicht einen einzigen Tag,/ den reinen Raum vor uns, in den die Blumen/ unendlich aufgehn’)

Y nuestra máxima envidia es que el animal no le teme a la muerte:

‘… Libre de la muerte.
A ella sólo nosotros la vemos; el animal libre
tiene siempre tras de sí su ocaso
y ante sí a Dios …’

(‘… Frei von Tod./ Ihn sehen wir allein; das freie Tier hat seinen untergang stets hinter sich/ und vor sich Gott …’)
.

Feng Dazhong – Rights reserved – image from cuadernoderetazos.wordpress.com

.

Volviendo a Walt Whitman, es sin duda un gran poeta, tan grande como William Blake, a juicio de Ernesto San Epifanio, el personaje de Los Detectives Salvajes, expresado en la irreverente clasificación de la literatura y de los poetas  contenida en la entrada correspondiente al 22 de noviembre de la novela de Roberto Bolaño (Anagrama, Barcelona 1998, página 83).  Esta novela tiene páginas memorables, inigualables por cierto en la literatura chilena, e incluso, tal vez, en toda la literatura americana en idioma español. Aunque es mucho decir.
.

.
© 2012 Lino Althaner