.
El trabajo en el ocio y el retiro. El trabajo inútil y gratuito. Sin esperar compensación ni crecimiento. Libertad en un múltiple quehacer, serenamente operativo pero siempre contemplativo, lejos de todo afán de eficiencia, de consideración. Libertad ejercida con flexible disciplina, sin horario, sin urgencia, cultivando una tierra espiritual inundada de alegría.

La apertura a la belleza que da sentido. No cualquiera. No la que se compra. No la que se gana compitiendo. La belleza que es un eco de la música divina, un signo de aquello de lo que solo se puede hablar con dificultad, tartamudeando. Signo de lo que se esconde, lo increado.

Renovado asombro. Serena aceptación. Incesante acción de gracias. Y muda adoración de lo indecible.
.

©

.

 

Caminando desnudo.
Cultivando el silencio.
La mente centrada y serena.

No defino.
No comparo.
No enumero.

Alejado del camino
de la industria y del mercado
no me dejo atrapar por el anzuelo.

Nada me hace iracundo.
Relajo el entrecejo.
Sonrío.

Me detengo con frecuencia.
En la acción reposo.
Pues nada me apremia.

Desnudo.
En silencio.
Vacía la mente.

~~~~~
© 2014
Lino Althaner