Toda herida curada

ni un rasguño.
Pensamientos y afanes de otros días.
reviven en perfecta levedad.

Retornan miradas perdidas
ninguna indeseada.
Nada falta en el paisaje.
Nada excede.

Una pátina de oro de verdad
cubre errores y aciertos.
Ha pulsado la cuerda
una mano maestra.


38


Uno y muchos

contrarios
abismos y cumbres 
se hermanan en la esfera
jóvenes y viejos
dioses y diablos.


© 2014
Lino Althaner