Más alta que la torre Eiffel

4 comentarios

.
Este es un complemento de la entrada anterior:
.

Foto de propaganda de Costanera Center

.
Rascacielos

Más valdría un sitio eriazo
rodeado del silencio del eterno vacío.
Más valdría tal vez un meteoro
que cavara en la tierra un grandísimo agujero
que fuera la fosa del ridículo aspirante
a rozar el cielo.
O el fuego más valdría consumiendo
piso a piso.
Más valdrían las restantes cenizas.

Más valdrían que la mole de fierro
cubierta de brillo postizo.
Morada de compraventeros.
Siniestros
cazadores de sordos y de ciegos.

Más valdría un sitio eriazo.
Una tierra baldía.
.

.
Claro que es triste que hayamos empezado a reclamar cuando el adefesio con todo su estúpido volumen y su altura horripilante están ya definitivamente plantados en el medio de nuestro jardín.
El jardín de la ‘divina’ Providencia.

Bueno, eso de comparar las cosas -en este caso la torre de Eiffel con la de Providencia- por el número y la dimensión,
y no por la armonía, la belleza o el sentido, es vicio frecuente de los políticos y de los emprendedores, que viven de contar votos o de examinar balances y encuestas.
.

.
© 2012 Lino Althaner

La divina Providencia

7 comentarios

.

Something is rotten in the state of Denmark.
William Shakespeare- Hamlet (1.4.90)

La comuna en que vivo hace cincuenta años fue pensada para responder al concepto de ‘ciudad jardín’. La verdad es que tiene elementos de sobra para hacerse merecedora a ese apelativo. Hay en Providencia  parques y plazas en abundancia, avenidas flanqueadas de nobles arboledas y de floridos espacios. Existe todavía una parte importante que no ha sido tocada por el movimiento y el ruido atosigadores del comercio generalizado. Aún se mantienen ejemplos más o menos significativos de arquitectura tradicional. Cruza nuestra comuna el río Mapocho, de cuyas riberas se han hecho en este sector bien diseñados paseos. Es una de sus galas el Parque Metropolitano del Cerro San Cristóbal. En esta comuna todavía hay vías extensas por las cuales es un placer caminar o pasear en bicicleta.
.

Parque Metropolitano – imagen de es.wikipedia.org

.
La construcción en altura es una amenaza, pues si se generaliza, como ha estado sucediendo, la población se multiplica, se hacen estrechas las calles, se promueve la congestión vehicular y la contaminación del medio ambiente, se hacen escasos los servicios públicos. Y el concepto de ‘ciudad jardín’ comienza a experimentar amenazas. Sin embargo, ingenuamente nos parecía que la conciencia de las autoridades edilicias estaba alerta con respecto a esta clase de riesgos.

Pero de pronto ha ocurrido lo peor. Justo en el punto más denso y contaminado de la comuna, en el centro comercial de Providencia, se está terminando la construcción del que será en poco tiempo más uno de los mayores  centros comerciales de Santiago, con amplísimas disponibilidades para el estacionamientos de automóviles y una torre de cuarenta pisos. Para las estrechas calles de los alrededores, que ya sufren las consecuencias del tráfico excesivo; para el pequeño comercio del sector, al que le será difícil competir con las tiendas gigantescas que allí se van a intalar; para el residente de la comuna y para el visitante, que habrán de sufrir, de una u otra manera, las consecuencias de la congestión adicional que se viene encima; para todos ellos, el panorama no puede ser más ingrato.

Muchos de los que inflaron de orgullo sus corpulencias por la circunstancia de que en la comuna iba a construirse el edificio más alto de Santiago y de -¡oh!- Sudamérica, ahora lucen preocupados. La señal más aparente de ello es que han entrado en competencia por atribuirse responsabilidades –o mejor dicho, irresponsabilidades. Si el dueño del edificio o si la autoridad. Si la izquierda o la derecha. Si este gobierno o el anterior. Si el municipio o el gobierno central. Si este servicio o el otro. Si éste o el otro ciudadano, político, juez o funcionario.  Eso nunca se sabrá, ni a nadie se impondrá sanción alguna por estos hechos. Sería en vano, en todo caso. Pues allí seguirá la monstruosa torre, para el torpe orgullo de unos pocos yoes. Para mal de la comuna.

Tan monstruosa -o más, si es posible- la torre de este centro comercial, como aquélla que mostré en un artículo anterior, horrorosa estructura de latón que es también el orgullo de unos cuantos potentados de Shanghai: https://todoelorodelmundo.wordpress.com/2012/02/16/chuang-tze-li-bai-china-y-el-tao/

A mí me resulta incomprensible. ¿Cómo pudieron expedirse con tanta celeridad  las autorizaciones necesarias? ¿Cómo pudo estar ausente la conciencia ambiental, en circunstancias de que existe toda una institucionalidad para el efecto? ¿Cómo pudo faltar quien hiciera conciencia ciudadana de esta monstruosidad?  No puedo dejar de sospechar.
.

foto de propaganda de Costanera Center

.
¿Y es alta? Tiene trescientos metros de altura. ¿Eso es altura? Claro, para hombres enanos. En todo caso, hay alturas que son feas y hasta horripilantes. Y esta lo es. No os dejéis engañar por el brillo. Es de nuevo latón y vidrio plastificado. Para que en su interior, por si fuera poco, se despliegue a sus anchas el negocio de compraventeros y usureros. Los dueños de la mentira.

Todo ello en país de terremotos. Aunque se dice que torres como ésta no son como la Torre de Babel. Se dicen que son perdurables, poco menos que eternas. Que no se vienen al suelo como aquélla. Tal vez. Pero el susto de sus moradores, cuando tiemble con alguna violencia, como suele ocurrir en estos suelos, no será menor.

¿Pedirle ayuda a la Providencia Divina para que salve a Providencia de lo que se le viene encima? Pero en estas idioteces de los hombres la Divina Providencia no se involucra. Más bien habría que pedirle ayuda a la astucia invencible del Chapulín Colorado.

Espero con fervor equivocarme.
.

© 2012 Lino Althaner

Éste no es el mes de la Patria (es un mes sin fronteras)

2 comentarios

.
Apátrida

Albrecht Altdorfer - La batalla de Isso (1529) - wikipaintings.org

¿Tengo patria todavía?
¿Aún reconozco fronteras?
Hacia el norte el desierto
la montaña al oriente
y el mar y las islas qué son sino puertas
que se abren a todo el universo
¿Qué son sino puertas los hielos eternos?

Albrecht Altdorfer - La batalla de Isso (detalle) - wikipaintings.org

¿Todavía tengo historia?
¿Tengo todavía monumentos?
He olvidado las batallas
he olvidado las fechas
sólo tengo memoria de caídos
por causas ajenas y pequeñas.
Mi único guerrero combate con su verbo.

Albrecht Altdorfer - La batalla de Isso (detalle) - wikipaintings.org

Y ya tengo otro ritmo
son otras mis leyes
y otras sutiles cacerías
con distintos trofeos
ocupan mi espacio y mi tiempo.
Y tengo tan solo un consejero.
Cómo hiere el filo de su lengua.

Albrecht Altdorfer - La batalla de Isso (detalle) - wikipaintings.org

Y también tengo amigos
sólo íntimos amigos
que me traen caracolas y amatistas
y libros y flechas de silex.
Momentos dorados comparto con ellos
al calor de una taza de té.
Momentos surgidos de un sueño.


Y se va redondeando nuestra historia
sin tambores ni trompetas
en la pura amistad y en el silencio.
No tenemos fronteras
ni queremos monumentos.
Nuestro único guerrero
combate con el filo de su lengua.

Albrecht Altdorfer - La batalla de Isso (detalle) - wikipaintings.org

Detalles acerca de esta pintura -La batalla de Isso (Alejandro Grande vs. Darío, 333 A.C.)-, cuyo autor es  Albrecht Altdorfer, maestro del Renacimiento alemán, daré en una próxima entrega, para los amantes de la pintura y de la historia, que es con frecuencia la crónica de la locura bélica. 
.
~~~~~~~~~~

Acuérdense de pulsar sobre las imágenes para verlas a gran tamaño.

Soñando con las estrellas

11 comentarios

.
Como anoche soñé con estrellas, pues escribo ahora unos versos de estrellas:

Hoy colabora mi amigo Joan Miró, con su amable permiso para publicar tres de sus sueños en colores. Él me observa desde el otro lado y es todo una sonrisa: 

.


Las puertas del cielo se abren

y caen en forma de estrellas
 retazos de realidad
para desnudar las apariencias.

.

1

Andando los caminos de la playa
he encontrado en mi senda a las estrellas:
las he visto recostadas
durmiendo sus sueños marineros

despierta cada uno de mis pasos
cada uno despierta mil estrellas
que quisieran volverse en mi palabra
cada una la perla de un poema

yo quisiera atesorarlas
para ti yo quisiera retenerlas
y con ellas deslumbrarte
antes que llegue la luz

pero ellas las fugaces
no se dejan asir tan fácilmente:
me meto una o dos en el bolsillo
y el resto se pierde para siempre.

.

2

Una vez de regreso en mi casa
las estrellas que guardo en el bolsillo
las miro y las admiro
y les digo mi amor y mi amor les repito
hasta que seducidas
empiezan a decirme sus secretos

se disuelven en signos
como granos de arena
se condensan en palabras
del color de la sangre que mancha mi espada –
o del ramo de narcisos
que mañana habré olvidado

en un vago lamento en una mueca
no sé si de placer o de dolor.
.

.

3

Acaso no te ha sucedido
que andando las arenas de la playa
tus pasos despertaran a una estrella
cuyo fuego ha hecho arder tu corazón.

.

4
Geografia de Chile

Estrellas en la arena de la playa
y en las cumbres mas altas
peces de piedra
caracolas luciendo los diseños
que trajeron de lo hondo del mar

estrellas en la arena de la playa
y en la cumbre galeones
marginados del paso del tiempo
tesoros que las aguas encerraron
bajo nieves eternas

estrellas en la arena de la playa
y en la cumbre santuarios
columnas perfectas y frisos
que estas tierras australes se tragaron
en una de sus vueltas de carnero.
.

.
5

Primera estrella

La vi abrirse en mis manos
como fuera en un principio 
aún semidormida  
la vi abrirse desnuda
deslumbrando en el fuego original  

aún no separada

la vi abrirse inocente
todavía embriagada en el buen vino  
la vi abierta en el canto
en el baile disponible

y pulsaba las nubes
al son de melodías
inscritas en celeste pentagrama
y rozaba las aguas
al ritmo de panderos y laúdes 

la vi abrirse a mis ojos 
mostrando cada pétalo la huella 
del dedo creador 
bañada todavía en la humedad
del rocío primero

pero huyó de repente
la perdí sin aviso  
y mis manos quedaron tan vacías 
y mis ojos enfermizos 
perdieron su escasa perspectiva    

¿quién me dijo haberla visto
vagando perdida
y que ya no volverían
sus pasos a posarse en mi jardín
ni a mirarme sus ojos de zafiro?


© Lino Althaner

2014

Inédito de Lino Althaner

Comentarios desactivados en Inédito de Lino Althaner

 .

 
Ayer todavía recordaba.

El rostro lo sentía iluminado
por el sol verdadero.
Ese sol es hoy el mismo.
Sólo mi rostro ha cambiado.


Ayer algo me alzó
algo ayer me acariciaba
cercano a lo que hoy día me vulnera
y quiere ensombrecerme y aplastarme.


Lo que ayer era leve en su certeza
hoy es pura terrestre gravedad.
Ilusión de los cuerpos y las almas.
No más que materia desencantada.


Hoy día desperté sin recordar
lo que ayer me iluminaba.

.

.


© Lino Althaner
2011


 

El sitio de Lino

Comentarios desactivados en El sitio de Lino

Lino, sentado, con un rollo de pergamino, y su discípulo Museo, con unas tablillas de escribir (Museo del Louvre)

Lino, sentado, con un rollo de pergamino, y su discípulo Museo, con unas tablillas de escribir (Museo del Louvre)

.
Un lugar privilegiado le está reservado en este blog a mi número dos, que se hace llamar Lino Althaner y se dice poeta. Tiene un par de libros publicados – La hora violeta (2009) y  Estado del tiempo (2010) – y otro que espera el momento oportuno para ser lanzado.  Mis ocupaciones profesionales lo tuvieron durante mucho tiempo sujeto a severas limitaciones. Pero ahora, de repente, se ha declarado humanista y poeta de tiempo completo y es a mí al que tiene un poco esclavizado. Hasta se dice propietario de este blog. Con él siempre a mi lado, me falta tiempo hasta para leer el diario. A pesar de todo, he accedido a hermosear este jardín – entiendan, por favor, mi falta de objetividad – con algunos de sus poemas.

© 2012
Lino Althaner

Coprolalia

Comentarios desactivados en Coprolalia

..

La inquietud la tengo desde hace tiempo. Ahora renace cuando vuelvo a acceder a la entrevista que hace Christian Warnken al psiquiatra Otto Dörr, quien afirma que el idioma que se habla en esta larga y angosta faja de tierra, y en particular, el que hablan los jóvenes, se caracteriza por la coprolalia, por la atrofia de la palabra, por la incultura. ¿No es para llenarlo a uno de espanto? Coprolalia es un término psiquiátrico usado para designar a uno de los síntomas característicos de cierta forma atroz de demencia, caracterizada en su fase crítica por un comportamiento soezmente desinhibido, que se revela también en el uso de la lengua. Uso descomedido de la grosería en el hablar, eso es la coprolalia. Etimología: del gr. κόπρος, excremento, y λαλεῖν, hablar. Por lo tanto, coprolalia: lenguaje obsceno, excrementicio.¿Qué sería de un país en que la coprolalia sentara sus reales? No como forma de hablar de la gente de los bajos fondos o de personas con escasa educación, sino para definir a la forma de expresión verbal de las élites, de los favorecidos por la fortuna material, de las autoridades, de los niños, de los jóvenes, de los hombres y de las mujeres, de todo un pueblo. Y si al uso intenso de la grosería, casi siempre de un profanatorio contenido genital o sexual, agregáramos el primitivismo en la expresión, la escasez del vocabulario, la mala pronunciación, la deficiente ortografía. ¿Qué podríamos esperar de un país en que la generalidad de las personas hacen uso de un solo sonido malsonante, y de sus variantes, para designar a dios y al diablo, a ésto y aquéllo y lo de más allá, a lo más sublime y a lo más ordinario y desechable?

Manuscrito iluminado del Tibet

Manuscrito iluminado del Tibet

 No sería sólo grosería, por lo tanto, sino también atrofia de la palabra, de la condición que nos diferencia de las bestias, de lo que nos da la condición de hombres. De lo que nos regala la capacidad de pensar, de dialogar y relacionarnos con nuestros semejantes, de crear, de imaginar, de nombrar las cosas y los fenómenos que constituyen nuestro entorno, de hacer que la vida nos parezca, si no siempre del todo comprensible y aceptable, al menos dotada de un sentido, el que le dan los opuestos que en ella parecen confrontarse, mentira y verdad, fealdad y belleza, necedad y sabiduría. La palabra, el lenguaje, nos dan la capacidad de superar nuestras limitaciones y de plasmar esa superación en hechos y obras de las manos, del espíritu del hombre.

 De esto surgen inquietudes todavía más grandes. ¿Qué se podría esperar para el futuro de un país si en su población se invirtiera la natural tendencia a la superación intelectual y espiritual, si advirtiéramos, en cambio, una inclinación generalizada hacia lo vulgar, lo grosero, lo impulsivo, lo violento? ¿Si personas supuestamente educadas se expresaran como si pertenecieran a los bajos fondos? Algo malo está ocurriendo cuando la emigrante peruana que oficia de empleada doméstica le enseña a su patrona  – educada en colegio de élite – a expresarse correctamente. Cuando las personas tienen una suerte de temor a manifestar cultura o reverencia hacia un pasado humanista, pues si lo hacen pueden ser calificados por su entorno de conservadores, de cursis, de poseros. Precisamente el psiquiatra entrevistado – formado profesionalmente en la Universidad de Heidelberg – por Christian Warnken, ha sido calificado no sólo de retrógado y de cursi sino que también de racista por mencionar en el curso de la conversación a Bach y a Heidegger y por recitar a pedido de su entrevistador, unos versos de Rilke en alemán.

 Me limito por ahora a hacer preguntas. Me limito a decir de tendencias preocupantes. Leo los diarios. Escucho la radio. Veo la televisión.  Veo y escucho cómo se celebra y por qué se celebra. Para qué se usan los computadores. En qué se entretiene la gente. Me fijo en las lista de best sellers. Me asomo a las universidades y a los colegios. Observo cómo protestan los alumnos y los profesores. Me fijo en los destrozos después de una protesta. Veo como viven, unos en Lo Barnechea, otros en Ñuñoa, otros en Pudahuel. Me llama la atención tanta farmacia y tanta botillería. Paseo por los centros comerciales: repletos de anhelos insatisfechos.

 También sé que el problema tiene rasgos propios de este suelo, pero que no es exclusivo de él. ¿Se trata tal vez de una tendencia mundial, resultado del enfrentamiento entre las poderosas fuerzas interesadas por mantener y hacer cada vez más duro el enclaustramiento del espíritu en su prisión material y las que suspiran por un renacimiento, que parece de pronto resolverse en beneficio de las primeras, que son las fuerzas de la usura, del automatismo y del adocenamiento? El espíritu prisionero de la materia. El cuerpo olvidado del alma.
...
El dilema: mantener las puertas cerradas o abrirlas al encantamiento. Este es el verdadero problema cuando se habla de que la juventud está enferma, de que una sociedad como la nuestra se aproxima, por el camino de la creciente desvalorización de lo humano, a la definitiva bancarrota. ¿Cómo abrir esas puertas?

Por ahora no más que preguntas.

Salvo insistir: quien luce el excremento en las palabras, es que lo tiene viviendo en su mente, lo que es malo para la salud de todo tipo.

© 2012
Lino Althaner

Newer Entries

A %d blogueros les gusta esto: