La canción del noctámbulo

1 comentario

musik_BAL46277

Música


Gustav Klimt fue un interrogador  de lo cuestionable y de lo problemático en la vida y en el arte. Para tal efecto hubo de observar la realidad con la mirada de un filósofo y explorar en las profundidades de sí mismo. Se debatió entre lo físico y lo metafísico, entre lo sensual y lo espiritual, dudando tal vez acerca de una clara delimitación entre ambas categorías tradicionales de la experiencia humana.

Fue influido por Schopenhauer, cuya filosofía visualiza el mundo como voluntad y energía ciega en una ronda incesante de nacimiento, amor y muerte carentes de significado. Tal vez también por la de Nietzsche, que en esa época de fines del siglo XIX causaba sensación con sus escritos nihilistas y violentamente contestarios de la civilización europea del momento.

Philosophy-final-state-1907

Filosofía

 

El panel dedicado a la “Filosofía” es uno de los tres que le encargó la Universidad de Viena con el objeto de decorar el cielorraso del salón de actos en el nuevo edificio académico. La Universidad quería unas pinturas que reflejarán el triunfo de la luz sobre las tinieblas. Parece claro que no es ello lo que la pintura representaba. Si es luz lo que transmiten los ojos de la sacerdotisa en la parte inferior de la obra, parece más bien una luz enloquecida. El cuadro bien podría haber llevado por título “Miseria de la filosofía”

Junto con los dedicados a la “Jurisprudencia” y a la “Medicina”, no menos oscuros y ambiguos, los paneles fueron destruidos en el incendio del castillo donde se encontraban, provocado para evitar que las tropas soviéticas se apropiara de las riquezas artísticas que en él se guardaban. Impecable lógica la de la guerra.

gustav-klimt_jurisprudence_destroyed-1945-600x884

Jurisprudencia (detalle)


En lo que al primero de esos motivos se refiere, solo en la parte superior, unas figuras femeninas secundarias en relación con el resto de la obra, proyectan un símbolo positivo de la jurisprudencia. Aunque pareciera que una especie de neblina y de tiniebla amenaza con ocultarlas. En el resto parecen dominar las tinieblas, en una representación para nada ortodoxa de la tanto admirada como denostada figura jurisprudencial.

Hay algo en estas obras pictóricas que sintoniza con la canción del noctámbulo del Zarathustra nietzscheano:

¡Ay, hombre! Presta atención:
¿Qué declara la profunda medianoche?
‘Yo dormía, dormía…
De un profundo soñar me he despertado;
el mundo es profundo,
y más profundo de lo que el día ha pensado.
Profundo es su dolor…
El placer – es aún más profundo que el sufrimiento:
El dolor dice: ¡Pasa!
¡Más todo placer quiere eternidad…
quiere profunda, profunda eternidad!’


Versos que serían también aprovechados por Gustav Mahler, otro gran personaje de la época muy admirado por Gustav Klimt. El cuarto movimiento de su Tercera Sinfonía -que parece estuvo a punto de denominar Die fröhliche Wissenschaft (La gaya ciencia) en alusión a la obra de Nietzsche-  hace de estos versos el desgarrador canto de una contralto.




O Mensch! Gib acht:/  Was spricht die tiefe Mitternacht?/ ‘Ich schlief, ich schlief…/ Aus tiefen Traum bin ich erwacht;/ Die Welt ist tief,/ und tiefer als der Tag gedacht./ Tief ist ihr Weh…/ Lust,… tiefer noch als Herzeleid;/ Weh spricht: Vergeh!/ Doch alle Lust will Ewigkeit…/ will tiefe, tiefe Ewigkeit!’

© Lino Althaner
2014

Verdadera desnudez (Nuda veritas 2)

6 comentarios


Klimt_-_Nuda_Veritas_-_1899


No puedes agradar a todos

con tu quehacer y con tu arte.
Gusta mejor a unos pocos.
Es malo agradar a muchos.

Friedrich Schiller


Quien sabe algo de la obra pictórica de Gustav Klimt, entenderá por qué no era muy del agrado de la mayoría de la burguesía vienesa de fines del siglo XIX. Un arte tan expresivamente sensual y tan explícita para mostrar la belleza del cuerpo humano desnudo, no podía sino chocar a una sociedad de la hipócrita apariencia. Muchos fueron, entonces, quienes rechazaron sus pinturas, que hasta calificaron en ocasiones de pornográficas. A los tales está dirigida esta “Nuda veritas”, para nada preocupada por ocultar su sexualidad, ni su parentesco con la mitológica serpiente. La cara del espejo que muestra la figura parece querer reflejar el vacío de las cabezas que la miran con horror.

Por esos días, Sigmund Freud se ocupaba en sacar a luz las culpas, dobleces y traumas sexuales de los vieneses del “fin du siècle”.

*

Las palabras de Schiller (1759-1805) le añaden pimienta a la pintura. A mí me recuerdan los versos de otro gran poeta alemán, Friedrich Hölderlin (1770-1843):

La multitud prefiere lo que se valora en el mercado,
las almas serviles respetan sólo lo violento.
Solamente creen en lo divino,
quienes lo son ellos mismos.

(Ach! der Menge gefällt, was auf den Marktplatz taugt,/Und es ehret der Knecht nur den Gewaltsamen;/ An das Göttliche glauben/Die allein, die es selber sind). 

*

Más adelante Klimt pintaría una versión morigerada de la Nuda veritas, que mostré en el anterior artículo del blog. El sexo aparece menos explícito. Las palabras son distintas.

© Lino Althaner
2014

A %d blogueros les gusta esto: