.

Para hoy he tomado dos poemas de mi libro La hora violeta.
.

Sol en St.-Paul-de-Vence Marc Chagall (wikipaintings.org)

.

Sigue el sol alumbrando
y florece la flor.
Sobre la cumbre el cóndor planea
y a lo alto se abre el canto
celebrando bendiciendo.

Pero cómo tejemos día a día
e insistimos tejiendo entre cuatro paredes
evitando apartar la mirada
de la sola prescrita dirección
eludiendo el aire verdadero.

Sigue el sol alumbrando
y florece la flor.
Mientras Orfeo pulsa la lira
sigue el agua brotando de la fuente
que perdura.

Y nosotros buscando qué corona
qué mísera cabeza
cautelosos en extremo
o en su caso en extremo aventurados
si es cosa de obtener falsa moneda.

Perdiendo los ojos en la sombra
malgastando el oído y la lengua
viviendo en la urgencia  y en el miedo
viviendo de milagro
arrastrando lo poco que nos queda.

Olvidados del sol que nos alumbra
de la flor que florece.
Bien clavados a la tierra.
Despreciando.
Maldiciendo.

Marc Chagall - de la serie del Cantar de los Cantares - wikipaintings.org

Oración

Quién entonces sino tú
que estás siempre a mi alcance
por cierto que invisible
aunque oyente infatigable.

Sé de tí
de tus hazañas
de tu voz que paraliza tempestades.

Apresúrate pues y abre la puerta
e instálate aquí a tus anchas.
Hazme sentir tu acorde.
Sueña tus sueños en mi alma.

*

Los poemas hablan al lector. Para cada lector el poema es distinto.

__________