.
Hago un interludio en la serie de artículos sobre Juan Evangelista con la obra de otro Juan, el poeta español Juan de Yepes, San Juan de la Cruz.

Sus Canciones entre el alma y el esposo, conocidas también como Cántico Espiritual, remiten al bíblico Cantar de los Cantares, y permiten a Juan desplegar su genio de poeta a lo divino. Las canciones cuentan el diálogo entre el alma y su Redentor, que culminan con sus místicos esponsales.

Cantar de los Cantares - Marc Chagall (wipaintings.org)

En lo que sigue no hago sino transcribir algunos de sus versos.  Unos ejemplos de la mágica pintura de Marc Chagall, traídos precisamente de su serie El Cantar de los Cantares, aportan el complemento pictórico.

Canciones entre el alma y el esposo

.

LA ESPOSA

¿Adónde te escondiste,

Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras tí clamando y eras ido.

-…-

PREGUNTA A LAS CRIATURAS

¡Oh bosques y espesuras
plantadas por la mano del Amado;
oh prado de verduras
de flores esmaltado,
decid si por vosotros ha pasado!

RESPUESTA DE LAS CRIATURAS

Mil gracias derramando
pasó por estos sotos con presura,
y, yéndolos mirando,
con sola su figura
vestidos los dejó de hermosura.

Marc Chagall, Cantar de los Cantares (wikipaintings.org)

Mi Amado, las montañas,
los valles solitarios nemorosos,
las ínsulas extrañas,
los ríos sonorosos,
el silbo de los aires amorosos,

la noche sosegada
en par de los levantes de la aurora,
la música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.

Nuestro lecho florido
-…-

A zaga de tu huella
las jóvenes discurren al camino
al toque de centella
al adobado vino;
emisiones de bálsamo divino.

En la interior bodega
de mi Amado bebí, y cuando salía,
por toda aquesta vega
ya cosa no sabía
y el ganado perdí que antes seguía.

Allí me dio su pecho,
allí me enseñó ciencia muy sabrosa,
y yo le di de hecho
a mí, sin dejar cosa;
allí le prometí de ser su esposa.

Mi alma se ha empleado
y todo mi caudal en su servicio.
Ya no guardo ganado
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio.

Marc Chagall, Cantar de los Cantares (wipaintings.org)

Gocémonos, Amado,
y vámonos a ver en tu hermosura
al monte o al collado
do mana el agua pura;
entremos más adentro en la espesura.

Y luego a las subidas
cavernas de piedra nos iremos,
que están bien escondidas;
y allí nos entraremos
y el mosto de granadas gustaremos.

Allí me mostrarías
aquello que mi alma pretendía;
y luego me darías
allí tú, vida mía,
aquello que me diste el otro día:

el aspirar del aire,
el canto de la dulce filomena,
el soto y su donaire
en la noche serena
con llama que consume y no da pena.

.

¿Qué les parece? Poesía erótica a lo divino. El amor divino alegorizado mediante imágenes de amor humano. Y muy humano. Tal es el genio poético y místico de San Juan de la Cruz.

Así reluce el oro verdadero de la verdadera poesía.

.
__________