Bien  sabido es que las mejores poesías en idioma español fueron compuestas en el siglo XVI. Las jamás superadas cumbres de la poesía amorosa española, que no es poesía de amor humano sino de amor divino, se escribieron también en esa centuria. Eran tiempos muy distintos a los actuales, por cierto. Hoy son muy distintos los temas sobre los cuales se pretende poetizar.

Odilon Redon - Flores en un vaso verde - wikipaintings.org


Ahora quisiera recordar  dos famosos poemas de Juan de Yepes (1529-1591)  – esto es, san Juan de la Cruz, doctor de la Iglesia y patrono de los poetas de lengua española – conocidos como Noche oscura y Llama de amor viva, que son expresión audaz y apasionada del camino que debe recorrer el alma enamorada del místico para unirse con  su Amado divino. Para mí son los mejores poemas de amor jamás escritos. Y quizá no tan sólo en español.

Odilon Redon - Vaso con flores (wikipaintings.org)


Noche oscura

(Canciones en que canta el alma la dichosa ventura que tuvo en pasar por la OSCURA NOCHE de la fe a la unión del Amado)

En una noche oscura,
con ansias, en amores inflamada,
¡oh dichosa ventura!,
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada;

a oscuras y segura,
por la secreta escala, disfrazada,
¡oh dichosa ventura!,
a oscuras y encelada,
estando ya mi casa sosegada;

en la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquesta me guiaba,
más cierto que la luz del mediodía
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que guiaste!;
¡oh noche amable más que la alborada!;
¡oh noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado;
cesó todo y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

Este poema es objeto de una pormenorizada exégesis por el propio Juan de la Cruz en dos extensas obras en prosa: Subida del Monte Carmelo y Noche oscura, que le sirven de instrumento para desarrollar su doctrina mística, lo que hace con agudeza conceptual en un lenguaje original y de gran brillantez.

Odilon Redon - Ofelia (1905) - wikipaintings.org


Algo parecido ocurre con Llama de amor viva:

Llama de amor viva
(Canciones del alma en la íntima comunicación de unión de amor de Dios)

¡Oh llama de amor viva,
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro!
pues ya no eres esquiva,
acaba ya, si quieres,
rompe la tela de este dulce encuentro.

¡Oh cauterio suave!
¡Oh regalada llaga!
¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado!
que a vida eterna sabe
y toda deuda paga;
matando, muerte en vida la has trocado:

¡Oh lámparas de fuego,
en cuyos resplandores,
las profundas cavernas del sentido,
que estaba oscuro y ciego,
con extraños primores,
calor y luz dan junto a su querido!

¡Cuán manso y amoroso
recuerdas en mi seno,
donde secretamente solo moras,
y en tu aspirar sabroso
de bien y gloria lleno
cuán delicadamente me enamoras!

Estos poemas, que alegorizan sobre la base de figuras y expresiones muy propias del más fogoso amor humano, pierden mucho, a mi entender, si se parte por explicarlos de manera académica, identificando los recursos poéticos o traduciendo los arcaismos. Más bien, hay que leerlos una y otra vez, ojalá memorizarlos, para luego ir descubriendo la magia de su música y de su sentido.

Odilon Redon - Meditación (wikipaintings.org)


Más sencilla en su expresividad, aunque no menos encantadora en la expresión de ternura amorosa, es esta poesía de Teresa de Cepeda y Ahumada (1515-1582), conocida como Santa Teresa de Jesús o como Santa Teresa de Ávila. Para vuestra información, ella es la patrona de los escritores.

Mi amado para mí

Ya toda me entregué y di
Y de tal manera he trocado
Que mi Amado para mí
Y yo soy para mi Amado.

Cuando el dulce Cazador
Me tiró y dejó herida
En los brazos del amor
Mi alma quedó rendida,

Y cobrando nueva vida
De tal manera he trocado
Que mi Amado para mí
Y yo soy para mi Amado.

Hirióme con una flecha
Enherbolada de amor
Y mi alma quedó hecha
una con su Criador.

Ya yo no quiero otro amor,
Pues a mi Dios me he entregado,
Y mi Amado para mí
y yo soy para mi Amado.

Hace unos cuantos años este poema fue tratado musicalmente – junto a otros de Juan de la Cruz – incluidos los antes transcritos – y fray Luis de León, según recuerdo – por Joakín Bello, acompañado por la cálida voz de Nidia Caro. De no ser por el acompañamiento electroacústico, el resultado habría sido excepcional. Habría que convencer a Joakín de que se allanara a dotar a estos interesantes trabajos suyos de un acompañamiento más noble.

Odilon Redon - Conversación mística (wikipaintings.org)

Porque esta es poesía de verdad. Forma parte -con las flores- del oro del mundo.

.
~~~~~~~~~~
Las pinturas son del simbolista francés Odilon Redon (1840-1916).

© Lino Althaner