..
Estamos en el capítulo XXII del Tao Te King (El Libro del Camino y la Virtud):

Paisaje chino típico – Huangshan Yingkesong – wikimedia commons

.
Dejando el hombre que el Tao – el curso natural – fluya sin contratiempos, su eficacia se ha de manifestar espontáneamente, siempre, sin excepción. La ‘virtud’ (Te) del ‘camino’ (Tao) es su eficacia. Por su efecto fecundo, continuo, inagotable

‘lo doblegado queda íntegro,
lo inclinado se endereza,
lo hondo se llena,
lo usado se renueva.’

Todo es restaurado, sanado, reintegrado a su sitio natural. Pero ha de guardarse la medida. La medida en el pensamiento, la medida en la acción, la medida en el poder y en la posesión. Pues,

‘lo escaso basta,
lo abundante ofusca.’

Así lo advierte el sabio, que intuye la Unidad, previa a toda distinción artificial, y la identifica con el Tao y el Te:

‘el sabio abraza la unidad,
y es pauta de cuanto hay bajo el cielo’.

Deja que el mundo se regule espontáneamente, sin él interferir. Es mínima su actuación y cuidadosa de los ritmos, de los ciclos, de la ley natural. Deja que la ‘virtud’ del ‘camino’ resplandezca en su eficacia, oculta, silenciosa, sin aspavientos. Aprende de ello:

‘No se exhibe,
por eso brilla.
No se afirma,
por eso es ilustre.
No se jacta,
por eso tiene méritos.
No se enorgullece de sí,
por eso destaca.’

No compite como un loco ni hace carrera con las sombras que lo arrastran a la perdición:

Y es que no rivaliza,
por eso no hay bajo el cielo
quien pueda rivalizar con él.

Y concluye, por tanto:

‘¿Acaso es palabrería
el antiguo dicho que reza
Lo doblegado queda íntegro?

En verdad, esa es la clave de la integridad.’

He seleccionado la fotografía, de autor desconocido (Wikimedia commons), por lo magníficamente que refleja la medida en que el estilo típico de la pintura china carece de ‘artificio’ y es producto natural de las características el paisaje. Como enseña el Tao Te King, también aquí vemos cómo se impone la acción callada de la naturaleza y cómo se ponen a su servicio los medios del artista.

© 2012 Lino Althaner