.
Quienes son lectores de este blog desde hace ya algún tiempo saben de mi admiración por la cultura china. La filosofía taoísta me ha llevado a publicar alrededor de una treintena de artículos. Las imágenes de la pintura y de la fotografía china los han ilustrado con bastante frecuencia. Especialmente en la representación del variado paisaje de esa tierra, naturalmente provisto de una exhuberante hermosura. He destacado en ocasiones cómo la sabiduría del pueblo chino, con motivo del trabajo de la tierra, ha hecho maravillas en el tratamiento del entorno natural, agregándole un valor agregado de belleza. Así lo comenté en el artículo títulado Genios de la ecología, publicada hace más de un año, que adorné con unas fotografías espectaculares de los campos de arroz de la provincia sureña de Yunnan, traídas de Peace on Earth.


cn1136.
.
El blog Cuaderno de retazos, que se ha hecho conocido por las imágenes del arte chino que con tanta frecuencia se deleita en mostrarnos, también nos ha enseñado ejemplos electrizantes de la belleza del paisaje, recreado por sus grandes pintores y fotógrafos. Esta fotografía de Zhang Ning, traída de ese blog, recrea una vista de esos mismos campos de Yunnan:
.

article-2525110-1a27b81200000578-616_964x642

.
Pero mi más reciente descubrimiento en esta materia ha sido la siguiente fotografía de Valery Shcherbina, reproducida en el blog Ajaytao2010. Es también del norte de China, tal vez de la misma provincia. La variedad del paisaje, las montañas y oteros con sus fantásticas formas, los canales, los campos inundados, la múltiple huella de una intervención humana racional, la luminosidad destacada merced al arte del fotógrafo, todo ello le da a esta imagen un aire de majestuosa irrealidad. Para deleite de la vista y del espíritu.
.

peaceful-riverside-villagesouthern-china-valeriy-shcherbina (1)

.
Si cliquean sobre las fotografías y luego las expanden hasta que ocupen toda la pantalla, podrán apreciarlas a tamaño completo, disfrutar de la observación minuciosa de los detalles y de la  espectacularidad escénica del conjunto.

© 2014
Lino Althaner